Benjamín Bustos, Director de Grupo de Investigación KDW+PRISMA (DCC, Universidad de Chile):



 

Investigar no es algo tan predecible y en Orand han entendido bien  que hay cosas que se están desarrollando en investigación ahora, pero que se pueden aplicar en el futuro. Esa es la visión correcta y por eso ha funcionado bien esta alianza”.

 El Director del Grupo de Investigación en Informática de la Universidad de Chile, cuenta cómo ha sido la experiencia de trabajo experimentada  en la alianza de cooperación  Orand- Grupo Prisma.

¿Cómo se forjó la alianza de cooperación Grupo Prisma- Orand?

La primera reunión la tuvimos en el año 2008 cuando Mauricio Palma vino al DCC  porque estaba interesado en realizar proyectos en conjunto. En esa reunión nos conocimos y él planteó algunos problemas que tenía por resolver y comenzamos a tener discusiones. Ahí yo vi que ellos estaban haciendo cosas que nos interesaban.

A la fecha, ¿Cuántos proyectos han desarrollado en forma conjunta?

Hicimos tres proyectos y actualmente estamos colaborando en el proyecto Observatorio web de Fondef.

El primero fue  una determinación de método para la verificación de nombres en documentos bancarios, el segundo fue el proyecto de  verificación del endoso del cheque y el tercero fue el proyecto análisis de patrón de tinta ultravioleta del cheque.

¿A qué desarrollo se llegó con toda esta investigación?

Con respecto a la validación del nombre y el endoso del cheque se llegó a  concretizar el chequemático de Bci desarrollado por Orand, y hoy en día, Orand tiene una nueva solución que  es SafeCheck  que también ha incluido gran parte de estas investigaciones realizadas.

¿Qué significa para el grupo Prisma haber colaborado con Orand para el desarrollo de estas soluciones?

Para nosotros fue muy importante que nos hayan considerado, porque la solución estaba dentro de la literatura científica y nosotros sabíamos en qué parte buscar. Uno tiene que estar metido en el negocio de la investigación para entender cómo está explicando algo y cómo adaptarlo al problema.

¿Qué ventajas obtiene la sociedad de la existencia de convenios de cooperación entre la academia y la industria como lo es el convenio entre Orand y Grupo Prisma?

La gran ventaja es que es posible traspasar las cosas que nosotros inventamos a empresas que los pueden utilizar para productos finales  para el usuario. Nosotros muchas veces trabajamos con problemas abstractos que son muy bellos, pero quedan en la teoría. Poder llevarlas a la práctica es súper complejo y nosotros no tenemos la posibilidad de hacerlo porque no tenemos ingenieros desarrolladores.

¿Cuáles son las ventajas que perciben ustedes como grupo de investigación de toda esta alianza de cooperación?

Para nosotros es muy relevante que las empresas vengan con problemas interesantes. Eso nos sirve para presentarlos  a la comunidad científica como una motivación y lo otro es que  estos mismos problemas interesantes nos pueden hacer plantearnos problemas teóricos que no se nos habían ocurrido, entonces para nosotros también es feedback.

Otra de las cosas es que a nosotros esta alianza nos sirve para nutrirnos. Por ejemplo ahora, en el proyecto Fondef, estamos trabajando en un área que no habíamos considerado antes. Lo importante de  generar estas alianzas es  que ellos pueden ver los problemas particulares y tomarlos para llevarlos a la aplicación que ayuda a mejorar la producción, evitar pérdidas, fraudes, etc.

¿Cómo calificas la relación que se ha generado con los investigadores del grupo Prisma y los investigadores de Orand?

Mi experiencia con Orand ha sido súper buena porque  ellos han entendido muy bien  el negocio de la investigación que, a diferencia de lo que ellos hacen, tienen tiempos súper distintos. En la industria uno tiene tiempos muy reducidos para desarrollar un software y entregárselo al cliente, en cambio en el tema de la investigación uno no sabe cuánto tiempo se va a demorar en tener una solución. Investigar no es algo tan predecible y en Orand han entendido bien que lo importante no es  resolver un problema ahora, sino que hay cosas que se están desarrollando en investigación ahora, pero que se pueden aplicar en el futuro. Esa es la visión correcta y por eso ha funcionado bien esta alianza.

Como miembro  de un grupo de investigación que es parte de una reconocida universidad chilena, ¿Cómo aprecias el camino que está tomando Orand para llegar a eso?

Considero que este es el camino que tiene que desarrollar muchas empresas, es decir, realizar innovación.  A  lo mejor no todas las ideas van a terminar en un nuevo producto, a veces toma mucho tiempo desde que se generó una idea hasta que finalmente uno le encuentra una aplicación. Yo creo que es importante que se desarrollen estos centros de investigación y que contraten doctores que conozcan del tema de la investigación para que ellos puedan hacer de puente entre la universidad que crea la nueva tecnología y las empresas.   La única manera de tener esos puentes es que se empiecen a crear estos centros de investigación. La innovación y la tecnología van a requerir  cada vez más mano de obra de ingenieros, y por lo tanto es importante que ellos hayan tenido la experiencia de haber trabajado en un centro de investigación.